La poetica del mirar

La poética del mirar

Los destellos luminosos que en el exterior se limitan por el tiempo, se figuran como imágenes cambiantes que se disuelven en la empatía transformante del interior, lugar donde se reconoce que, más allá de los conceptos, la imagen fotográfica es un cúmulo de experiencias y, a través de la pureza de su génesis, la luz se limita a la ausencia de su efímero vibrar. Solo en su partícula más banal y menos importante de los fragmentos de la noche se llega a la imagen pura, a la abstracción como imagen viva y transformada.

Así la luz nocturna necesita fluir en el imaginario, el espectro que emerge en el transitar del ensueño, donde la sensibilidad que no ha muerto proyecta en nosotros su reflejo, aquella luz de la mirada y su misteriosa naturaleza de inmensidad.

Fotografía a color
2003

Fotografía a color
2003